david

Nací una tarde de invierno de 1977 en el seno de una familia humilde y trabajadora, hijo de emigrantes castellano-leoneses, el fuerte caracter revolucionario de mi sangre segoviana se manifestó de inmediato: negándome a salir de manera civilizada, mostré el culo a la escocesa y, al verme perdido con la pierna aferrada con fuerza por una enfermera decidí no rendirme al enemigo y optar por el suicidio agarrando una soga que pendía de mi abdomen y atándola con decisión alrededor de mi cuello, derrota absoluta, me sacaron y me reanimaron para que viviera con la vergüenza de haber sido sometido, sentimiento que el tiempo se encargó de apaciguar, asumiendo así mi triste destino.

A la edad de 3 años tuve mi primer coqueteo con las drogas, fue mi hermana quien me introdujo en el oscuro mundo de la aspirina infantil, la candidez de mi temprana edad no me permitió darme cuenta del infierno en el que me metía, incapaz de pedir ayuda, mis familiares tomaron la decisión por mi, ignorando mis negativas, promesas de recuperación y reacciones violentas, me internaron. Hube de pasar una larga temporada en el centro de desintoxicación, la estancia ahí me convirtió en un chico de caracter callado e introvertido, deambulaba por el patio del colegio con los bolsillos llenos de mandarinas, hundiéndo mis katiuskas en los charcos. Mi miedo escénico se manifestó el día de mi primera comunión, una terrible diarrea me obligó a asistir ojeroso y con rostro amarillento, mi cara de mareo no encajaba con mi flamante uniforme de almirante de la marina, era un chico bastante alto y la vergüenza me obligó a agazaparme detrás de las prepúberes guitarristas al entonar “yo tengo un amigo que me ama [..] es como un rio de agua viva, viva!!”

A los 13 años tuve mi primera experiencia sexual con animales, incapaz de controlar mis impulsos, las hormonas en flor habían convertido mi cuerpo en un torrente de deseo, aun se estremece mi espíritu al recordar aquel amanecer a su lado. Esta y otras experiencias por el estilo me provocaron una profunda crisis de identidad, me dejé crecer el pelo, vestía lencería femenina y en mi intimidad me probaba los zapatos de tacón de mi madre. Me planteé ingresar en el seminario pero mi falta de fé me hizo decidirme por estudiar Ingeniería Informática en la Politécnica de Madrid, el encontrarme en un monte perdido rodeado de bellos mozos alejaría de mi mente el oscuro fantasma del deseo.

No fue así, ese espantoso lugar supuraba alcohol y lujuria por sus pasillos, necesitaba huir, agarré mi petaca y emigré a Holanda, país bien conocido por sus gentes sanas, pacíficas y amables, allí encontraría la paz espiritual que mi atormentada mente necesitaba.

Humo!! es todo lo que recuerdo, recuerdos difusos, la gente que conocí se presenta como figuras etéreas en mi memoría, estaban de veras ahi? o eran un producto de mi psique enfermiza?, luces de colores, flores de colores, casas de colores y gente gris, múltiples paranoias alimentan mi mente esquizoide, piensa en verde, come verde, fuma verde, vives verde, pero estas verde para tanto verde.

De vuelta a la madre patria trabajé una temporada como instructor, ayudando a jóvenes desempleados a labrarse un futuro lleno de oportunidades y riquezas mil como..informático, sí, mi falta de ideales me llevó a tirar piedras sobre mi propio tejado, y, cual Judas, educar a los que nos quitan el trabajo por una saca de monedas.

Satisfecho con mi beneficio e iniciando la caida cuesta abajo de mi moral trabajé dos años en Microchismes de chico pa tó. El continuo intercambio de ondas malignas y opuestas que se producía entre mi móvil personal (bolsillo derecho, mi favorito) y el de empresa (bolsillo izquierdo) me costó un huevo, libre de ese peso adicional y con una nueva facultad adquirida para cruzar las piernas sin riesgo de tirón testicular, volé lejos, muy lejos, el país del sol naciente me abrió sus millones de bracitos chiquitines y me engulló como la alfombra de Trainspotting.

Ahora hablo raro, como raro, luzco raro, tengo un color raro, exploto mi lado más freak…estoy llegando a lo que siempre quise ser, me presentaré al próximo casting de Almodovar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s