pupa

Hará poco más de un més tuve la desafortunada idea de echarme una pachanguilla de júrgol dominguera con el grupillo de loliteros del barrio.

Quien me conoce sabe que soy más bien patoso y con una extraña alergia a las pelotas, quicir que tengo poco arte para todo juego o deporte que incluya en su reglamento la interacción con uno o más objetos de forma esférica.

Pero entre uno de los superpoderes que la exposición prolongada a las radiaciones de este país te otorga, se encuentra la pérdida absoluta de vergüenza, propia y ajena, y el valor para enfrentarse al ridículo más espantoso.

Quiso además mi mala estrella que me presentara al partido en un estado lamentable y con unos 3 tequilas en tó lo alto, e igual que yo, las estrellas del equipo.

Sigue leyendo

plagio

Cuando llegué a Japón me encontré en una tienda una pepona carota relamiendose los bigotes que me resultaba bastante familiar.

peko-chan

Esta moza se llama Peko-chan y, desde allende los cincuenta, es la mascota de Fujiya, una conocida marca de repostería japonesa.

Peko-chan, harta de la etiqueta de niña prodigio, decidió emigrar, como la Dúrcal, para convertirse en mujer; viajó a España, se tiñó de rubio-Yeni y encontró trabajo en Churruca como Miss Palomita, la mascota de una línea de aperitivos destinados a gente más crecidita para “la picada para la alcohol” como comentaba un Akizuki-san  en su blog, escandalizado por la pérdida de la inocencia.

miss-palomita

Si bien este es un descarado caso de plagio tipo “píntala de rubio, si total, Japón está a tomar por cul..¨, hace poco encontré la revancha nipona.

Sigue leyendo

fe

Una de las ventajas de vivir con un ateo es que te proporciona una explicación simple y clara a algunos de los grandes misterios de la fe.

Por motivo de la Semana Santa me tocó explicar el misterio de la Santísima Trinidad y aquello de que Dios es uno y trino. Es decir que Padre, Hijo y Espíritu Santo son la misma persona, la respuesta no pudo ser más contundente: “Eso se llama trastorno de personalidad múltiple“, me dijo.

Ante tales argumentos uno no tiene más remedio que replantearse todo el dogma católico, ahora no puedo dejar de comparar la oración en el monte de los olivos con las broncas que Norman Bates recibía de su madre.

bates

delicatessen

¿A quién no se le hace la boca agua con las delicias que nos ofrece la comida asiática? Hace unos meses tuve por aquí a la marabunta del BOFI. Estando de excursión por las cataratas Keigon en Chuzenji, cerca de Nikko, a Jorge le entró hambre y decidió comprar unos snacks en una tienda de souvenirs cercana, regresó con una caja llena de sabrosísmos saltamontes caramelizados en salsa de soja. Aparte de ser una excelente fuente de calcio son muy crujientes, aunque demasiado dulzones y te cansan enseguida, te pueden durar meses y están exquisitos servidos con arroz.

img_2583-300x225

Sigue leyendo

camarerooo… una de champiñones…

champiñooones, champiñooones, oeoeoeeee…
Grito de guerra, un Pau ebrio de victoria lideraba micrófono en mano a la mejor selección de baloncesto que se ha visto en una competición internacional desde el “dream team” del 92. No era para menos, en el Saitama Super Arena sólo hubo un equipo, entre Navarro y Garbajosa anotaron casi tantos puntos como toda la selección griega.
Subidos en el gallinero conseguimos hacernos con la grada japonesa, cosa no muy dificil, los japoneses gustan de multitudes y celebraciones y aplauden cualquier cosa, si entonas cualquier burrada de seguro que te harán los coros.
Sigue leyendo